Ya estamos de vuelta, tras una poderosa travesía por el Estrecho de Magallanes.

Ni nosotros, los integrantes de la Red Liquenlab, ni la tripulación invitada retorna igual.

Hay un antes y un después que marca esta ruta épica, que en esta segunda edición, reunió a ocho artistas del territorio extremo sur sobre la embarcación MaryPaz II, para sumergirse en reflexiones, observaciones y diálogos profundos con todas las formas de vida de la zona.

”Para mí, el territorio es una co-creación artística que hacemos entre todas las especies que lo conformamos, entre los que nos reconocemos como artistas y los que no. El territorio es una co-laboración. La permacultura o la gastronomía son artes de las más elevadas a mi modo de ver. No creo en un arte abstracto, desligado del territorio, para mí todo es muy mundano”, comenta Raimundo Nenen, artista multidisciplianario, integrante de la #microresidenciaRadicante.

Desde otra perspectiva, Carolina Maldonado, bailarina y artista circense magallánica, y también miembro de la tripulación: “La #microresidenciaradicante fue muy enriquecedora, tanto en lo artístico como en lo personal. Es súper importante dar una base territorial a las creaciones que una hace, como sustento de lo que uno propone, es mucho más potente crear con ese tono, con esa particularidad, que habla desde donde una misma proviene”.

Esta experiencia, imaginada, gestionada y producida por la Red Liquenlab, es una travesía navegable por el Estrecho de Magallanes que abre diálogos entre arte, ciencia y territorio. En su primera versión convocó a artistas de todo Chile, mientras para que esta, su segunda edición, estuvo protagonizada por artistas oriundos de Magallanes.

“El MARitorrio te pone a prueba”, dice Nataniel Alvarez, co director de la Red Liquenlab, quien hace hincapié en la necesidad de levantar discursos y creaciones artísticas desde la Patagonia hacia el resto del mundo, ad portas de cumplirse 100 años del mal llamado “Descubrimiento” del Estrecho de Magallanes.

La Red Liquenlab agradece el fecundo vínculo con la WCS Chile, aliados e integrantes de nuestra dinámica red de intermediación, representada en la residenca artística navegable por Daniela Droguett, en su primera edición, y en esta nueva versión, por Nikol Jara.

Comenzó marzo y la Red Liquenlab inauguró el año emprendiendo uno de los viajes más anhelados por el equipo, la ruta hacia la Antártica.

La trayectoria al continente blanco estuvo a cargo de dos integrantes la Red Liquenlab, Sandra Ulloa, co directora del grupo y María Paz Calabrano, productora general, quienes arribaron los primeros días de marzo a la Isla Rey Jorge.

Ambas encabezaron uno de los nuevos talleres desarrollados por la Red, que tendrá lugar en distintos sectores de la Región, especialmente en los más alejados, pensando en integrar a la comunidad en torno al ejercicio del cultivo de la memoria.

Se trata de “Proyección de memorias locales”, proyecto artístico que busca relevar las micro historias o los “paisajes emocionales” de las localidades aisladas donde la geografía de alguna u otra forma se vuelve “afectiva”.

Este patrimonio intangible es capturado de manera audiovisual por medio de la entrevista y se transmite por medio de la micro y macro proyección.

En Isla Rey Jorge, el espacio y la geografía local se abordaron de manera íntima y el trabajo se desarrolló en no más de dos sesiones por persona, resultando un dispositivo de proyección, diseñado en conjunto con los participantes.

Desde el al 12 de marzo del 2019, “las capas de memorias” de los residentes antárticos fueron “activadas” por medio del taller, manifestándose un deseo de concretar una obra con carácter de instalación estable dentro de las dependencias de Correos de Chile para ser consultada por los pasantes de Antártica.

Se proyecta instalar dicho dispositivo a la brevedad.

Conoce algunas imágenes de la experiencia:

Los días martes 26 y jueves 28 de febrero, de 15:30 a 18:00, se llevará cabo el 1er taller del año dirigido a niñas y niños de la región. Este taller es financiado por el programa de Intermediación cultural 2018, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio y organizado por  Red Liquenlab.

Los cupos para esta actividad son limitados y las inscripciones son al mail liquencaro@gmail.com o en el celular +56 9 62388558.

Invitación-Taller-cartografias-afectivas

El día viernes 1 de febrero en dependencias del estudio de Liquenlab se realizó el lanzamiento de la convocatoria para la Microresidencia Navegable Radicante 2019, esta actividad contó con la asistencia de la prensa local, como también con parte del jurado que tendrá la misión de elegir a las 5 personas que participarán de esta travesía el próximo mes de marzo.

Las bases de la convocatoria las pueden descargar desde el siguiente link:

basesradicante2019

 

En marzo del 2018 se realizó la primera versión de la Microresidencia Navegable “Radicante” la cual contó con la participación de diversos artistas, científicos y académicos, este año ya está abierta la convocatoria para la 2da edición de esta tremenda experiencia, las bases están para descargar en el siguiente link:

https://espacioliquen.org/convocatorias-y-residencias/

A continuación les compartimos las hermosas postales que dejó esta primera navegación, la mayoría de los registros son de nuestro compañero Pedro López; anímese a participar, cualquier duda, consulta o postulación puede hacerla llegar a nuestro mail microresidenciaradicante@gmail.com

IMG_0468

La Red Liquenlab se complace en abrir la postulación a la segunda versión de la Micro Residencia Radicante, travesía en barco por el Estrecho de Magallanes, pensada especialmente para artistas contemporáneos y mediales de la Región de Magallanes y Antártica Chilena.

Inicio de postulaciones: 1 de febrero
Cierre de postulaciones: 1 de marzo
El jurado responsable de la selección estará integrado por representantes de Liquenlab y miembros asociados a la Red, pertenecientes al mundo de la ciencia (WCS) y el arte contemporáneo (Anilla Cultural MAC).
El foco está puesto en los artistas regionales, profesionales o autodidactas, con el fin de ampliar la mirada acerca de los 500 años del llamado “Descubrimiento del Estrecho”, desde la mirada de los creadores locales.
Serán cinco personas las seleccionadas, y los requisitos básicos son tener más de 18 años, salud compatible al viaje en barco y poder dar cuenta de su experiencia en arte contemporáneo y nuevos medios. Todos los detalles para la postulación están disponibles en las bases.
Esta es la segunda edición de la Micro Residencia Navegable Radicante, conoce aquí detalles de la navegación anterior. https://www.cultura.gob.cl/actualidad/micro-residencia-radicante-una-travesia-de-artistas-por-el-estrecho-de-magallanes/
Descarga las bases aquí: basesradicante2019

ebfd070c-10ce-4504-9d62-07ba2eb90bb6

“Hidropoética” es la obra del Colectivo Últimaesperanza, integrado por los artistas contemporáneos, Sandra Ulloa y Nataniel Alvarez, que continúa girando por el país. Esta vez, la instalación de los magallánicos abrió sus puertas este 13 de diciembre en el Espacio Fundación Telefónica, en el marco de la muestra “Extremos Hídricos”, proyecto colectivo de Zomalab, Big Magazine y Fundación Chile. Se trata de una iniciativa que invita a reflexionar sobre la importancia de los recursos hídricos y se plantea como un llamado a la acción, al despertar de la ciudadanía en torno al valor del agua y la necesidad de proteger este recurso como parte del patrimonio de Chile, el que hoy está en una frágil situación debido a la acción humana, el desarrollo económico y el cambio climático.

“Hidropoetica” es un viaje visual y sonoro que explora, a través del arte contemporáneo y los nuevos medios, conceptos como la identidad y la memoria respecto del territorio Subantártico en Chile.

Situados en Punta Arenas, Nataniel Álvarez y Sandra Ulloa, los artistas del colectivo Últimaesperanza, buscan a través de sus “expediciones artísticas” intervenir estos lugares ignotos ubicados en el desborde, allá donde solo va la imaginación. Y en este movimiento actualizan la figura de los primeros exploradores naturalistas, en un ejercicio que combina de manera poética recursos científicos y tecnológicos para la captura de datos visuales y sonoro, interviniendo por medio de macro y micro-proyecciones de vídeo el paisaje, generando un contraste entre los agentes humanos y no humanos del territorio. Con esta operación los artistas del colectivo investigan una incipiente tecnología para desarrollar nuevas maneras de comunicaciones con seres no humanos como ríos, glaciares y bosques. Estas intervenciones que suceden en lugares ubicados en los desbordes y sin presencia de “espectadores” o “público”, invitando a las personas a realizar el ejercicio de imaginarlas, trasladando su pensamiento e intención a estas experiencias espectrales. Todo esto va construyendo, lo  que el colectivo ha denominado, un “glaciar virtual”, que está siendo constantemente alimentado por datos estadísticos, definiciones, imágenes, narrativas etc. El cual se expone y comparte en distintos formatos a través de conciertos, instalaciones y charlas.

Esta exposición ha girado por destacados circuitos de arte contemporáneo –tanto nacionales como internacionales-, entre los que se cuentan el Espacio de Arte Contemporáneo de Montevideo, el MAC de Quinta Normal en Santiago y en Cantor Gallery, Massachusetts, Estados Unidos.

La muestra colectiva “Extremos Hídricos”, también cuenta con la participación de “Ríos de Chile” de Big Chile y la investigación artística “Hidroscopía/Mapocho”, a cargo de Claudia González. Además de charlas y talleres de sensibilización para todo público.

La muestra estará disponible de lunes a viernes de 9:00 a 20:00 horas, y los fines de semana y festivos de 11:00 a 20:00 hrs. en Providencia #127, Metro Baquedano.

Una mirada crítica sobre el territorio y sus recursos 

¿En qué paisaje humano se convierte el que elabora un paisaje imaginado? ¿Qué sugestión ejercen las particularidades de la geografía antártica en la subjetividad del individuo urbano? ¿En quienes nos convertimos frente a los paisajes del hielo?, esas son algunas de las preguntas en torno a las cuales la exposición “Hidropoética” nos invita a reflexionar.

La obra “Hidropoética” es un proyecto dinámico donde destacan los testimonios de las personas, recogidos en la obra. Para Beatricce Ferrara, investigadora y curadora italiana, con experiencia en tecnocultura: “son ellos quienes relatan sobre su forma de ‘pertenecer’ al lugar. Con esto, al tejer los relatos uno dentro del otro, uno con el otro, resulta que ‘pertenecer’ es más bien una fluctuación dinámica que, a pesar de ser anclada a un espacio físico, es altamente indeterminada y fluida”, explica.

Para Ferrara, es clave que ellos (Colectivo Últimaesperanza) elijan hacer arte “desde lo urgente”, usando las herramientas contemporáneas de para así plantear dudas sobre la supuesta objetividad inscrita en el paisaje y llamar la atención sobre las prácticas de demarcación territorial finalmente como prácticas de imaginación, cuyos efectos son pero reales y crean territorio sociales, políticos, afectivos que exceden los límites arbitrarios del territorio físico, o lo cruzan”.

Finalmente, la experta destaca que parte de la potencia de “Hidropoética” está en “adentrarse en el espacio”, y agrega: “Se trata de encontrar silencios y secretos y trabajar desde el poder que el secreto tiene de cuestionar el dispositivo hegemónico de la territorialización, guardando relatos no autorizados”.

 

Próximos pasos del Colectivo Últimaesperanza

Continuando con el plan de internacionalización que el Colectivo Últimaesperanza lleva desarrollando hace más de dos años, hoy se preparan para dar curso a su participación en dos relevantes eventos: A partir del 6 de enero, el Colectivo Últimaesperanza presentará una nueva obra en Italia, específicamente en Nápoles, como consecuencia de la presentación del año pasado en la Residencia Artística del  Encuentro Liminaria, donde realizaron un amplio registro de entrevistas a los habitantes de la zona, material que se tradujo en la videoinstalación Multiverso, que integra  relatos adquiridos en Montefalcone (Italia)  y en Tierra del Fuego (Chile).

En tanto, posteriormente el grupo se trasladará a Barcelona, España, por invitación de la chilena Sofía Williamson en el marco de los preparativos para una muestra dedicada a la historia Selknam, por medio del arte contemporáneo y medial, donde en junio de 2019 el Colectivo Últimaesperanza revitalizará una videoinstalación que data de 2009, ejecutada en el mismo lugar donde se realizó la mítica sesión de fotos “Lluvia de Flechas” del asesino, Julius Popper.

La directora del Museo de Arte Contemporáneo de Santiago Alessandra Burotto, evalúa a Magallanes, el territorio que acogió la sexta versión de Lumen como un lugar distante, atractivo e inspirador que conjuga una escena compuesta por personalidades de distintas partes de nuestro país y Latinoamérica desde la mirada de un equipo, “agitadores de la escena como lo son los gestores del encuentro”.

45828589_1844350618996131_549845299531612160_n

Lumen 2018 ya es historia y ha dejado escrito en sus anales una nueva serie de intervenciones en distintos puntos de la ciudad, cuya diversidad de propuestas y formas de realizarlas ha hecho que se pueda hablar de una conformación de una escena de arte contemporáneo y nuevos medios en nuestra región, ámbitos que han comenzado a tener relación hace poco más de una década en Chile.

Ya es sabido que a principios de este año un grupo de artistas de distintas partes de nuestro país realizó una navegación de 4 días por el Estrecho de Magallanes, Micro residencia “Radicante” junto al equipo de la Red Liquenlab, quienes organizan el Encuentro Lumen. Esta interesante propuesta, que tenía como uno de sus objetivos principales empapar y familiarizar a los artistas nacionales con la región más austral del continente americano, fue clave para la conformación de los conceptos que trabajaron de manera más y menos explícita los artistas invitados a esta última versión.

“Para mí la navegación fue sin dudas el inicio de todo esto. Fui invitada por Lumen este año a sumarme a los esfuerzos curatoriales, entonces planteé atrevernos con generar una exposición en el marco de la inauguración del festival en el Centro Cultural (de la Municipalidad)”,cuenta Alessandra. “Tu voz es mi enunciado” es el nombre de la exposición cuya curatoría fue realizada por la artista, que se mantuvo por 10 días en el lugar y que contó con la participación de las obras de 3 artistas distintos: Andreas Bodenhofer, Rainer Krause y Sandra Ulloa. “La exposición rescató las lenguas de los distintos pueblos aborígenes de la Patagonia a través de distintas formas de manifestación, todas lenguas extintas pero archivadas durante los últimos 50 años por grandes investigadores como la escritora Anne Chapman, que capturó numerosas entrevistas de la ‘última selknam’ Lola Kiepja durante los años 1964 y 1966. Algunos de estos relatos sonoros por ejemplo, fueron utilizados por Bodenhofer en su obra sinfónica que presentó en esta oportunidad”, cuenta Alessandra.

El Encuentro Lumen celebró su sexto aniversario, cuyas actividades se extendieron por una semana en Porvenir, Puerto Natales y Punta Arenas durante los últimos días de noviembre.“Lo interesante de los festivales es que necesitan replantearse cada vez. El hecho de situarte en otras manifestaciones en cada versión y te instalas desde un rol de ‘agitador de la escena’, cuando ya tienes seis festivales en el cuerpo te permite proyectarte y mirar con alturas las distintas situaciones ocurridas, las nuevas rutas para el futuro o el origen de las propuestas. Existe un gran grupo de artistas de los Nuevos Medios que se han sentido bastante seducidos por estos desafíos que presentan el que hayan más voces, viendo que la escena se ha intensificado y los resultados de una evolución de la labor que se muestra y se percibe fuertemente”, agrega la artista.

 

El arte contemporáneo se define como el arte de nuestra época, que guarda una estrecha relación con la sociedad que la conforma. En su encuentro con los nuevos medios ha surgido una experimentación que se desenmarca totalmente de la linealidad y encasillamiento del “arte”. Nos podemos encontrar con una obra que utilice recursos como la pintura que se mezclan con la ciencia, la música y las tecnologías en sus variados formatos e incluso las humanidades bajo un mismo concepto.

”El arte contemporáneo posee una producción actual de carácter muy amplio, y existe toda una corriente reflexiva en torno a los nuevos medios, como también una cierta identificación al pertenecer a cierto nicho o ‘tribu’. La tecnología se forma parte del lenguaje de la obra misma, lo cual no ocurre en otros ámbitos de las artes contemporáneas. Yo llevo 10 años inserta en este mundo de los nuevos medios y he podido presenciar la evolución, ya que hay mucha gente involucrada como artistas, curadores, e investigadores. Pienso que estamos en una etapa muy rica para los nuevos medios”.

Según Alessandra durante los últimos años se ha conformado esa escena de arte contemporáneo y nuevos medios en distintas ubicaciones del globo. En Chile también ha ido surgiendo, y Punta Arenas se ha vuelto un punto de referencia en la conjugación de estas corrientes que confluyen en base a las características que comparten. A esto comenta, “Magallanes es una región bastante alejada de la zona central de donde venimos la mayoría de los artistas. Siendo Chile un país súper centralizado desde un aspecto sociopolítico, esta propuesta viene a demostrar lo contrario, ya que podemos presenciar cómo se articula otro centro y es interesante porque en realidad el centro puede estar en todas partes”.

Tan sólo con cuerdas eslinga y pilares que las sostienen, Nicolás Spencer logró instalar cuatro obras en la región: Cabo de Hornos, Caleta Róbalo en Puerto Williams, Cerro Sombrero en Tierra del Fuego y la Costanera del Estrecho en Punta Arenas. Además fue partícipe de Lumen, el Sexto Encuentro de Arte Contemporáneo y Nuevos Medios de la Patagonia con un concierto de inauguración en Puerto Natales.

IMG_4515.JPG

“La idea nace desde la inquietud que me surgió al enterarme de la energía del viento que corre en esta zona, no sabía cómo sería estar aquí y pensé: tengo que ir. Creo que para ustedes es normal y para los ancestros que habitaron las zonas más al sur, pero para un humano como yo que llega de otra zona es demente, no puede ser pensaba”, comenta Nicolás Spencer, artista, investigador e ingeniero forestal, nacido en Valdivia y actualmente residiendo en Europa mientras realiza proyectos que lo mueven por tierras chilenas.

“Llevo más de 20 años experimentando en la música en lo que se considera ‘ruidismo’, y en base a eso pensé que instalar estas cuerdas podrían ser un buen canal para el viento y así poder generar frecuencias bajísimas, y así fue. Las cuerdas las dejamos con altísima tensión de tal manera que con las corrientes de viento pudiesen entonarse estas frecuencias que, pudimos constatar, son casi imperceptibles al oído, más bien se sienten en el pecho como una vibración debido a que tienen una frecuencia de aproximadamente 100 hertz”, cuenta Spencer respecto a cómo nace “Osciladores de Audio”.

Nicolás junto a otros artistas con quienes tuvo la oportunidad de trabajar, construyeron la estructura de metal para sostener la cuerda y así poder montar todo la ‘escultura’ en Bahía Róbalo, Puerto Williams.“No sabíamos si iba a funcionar pero lo hicimos de todas maneras. Tuvimos el apoyo de la Armada de Chile en este despliegue de logística lo cual sin dudas fue fundamental. Logramos un sonido brutal, con un alcance de sonido de unos 5 kilómetros. Luego en el Cabo de Hornos fue lo mismo, e incluso vivimos una situación muy especial ya que íbamos por 4 días pero finalmente nos quedamos 12 porque nos pilló una tremenda tormenta”, cuenta el artista.

Gracias al financiamiento de distintas entidades como son el Consejo de las Culturas y las Artes y el Patrimonio, la Armada de Chile, la Embajada de Austria en Chile, la Cancillería Federal de Austria y también de recursos propios, Nicolás puede llevar a cabo sueños como los que actualmente se encuentra realizando como también otros que tiene planeados para el futuro. “Mi ideal para realizar este tipo de proyectos es que sea algo coherente con la zona, y en estos 4 años que llevo trabajando en Osciladores de Audio me ha costado que la gente le dé un sentido a lo que hago, a algo tan abstracto como es una cuerda que vibra con el viento. Lo que más me llama la atención es la toma de conciencia de cosas que no puedes ver, entonces estar en estos lugares me lleva a poder sentir lo que pudieron sentir otras personas en ese mismo lugar pero en épocas distintas”,concluye Spencer.