Una vez más la Red Liquenlab recibió al artista sonoro uruguayo, Brian Mackern en Magallanes. Esta vez, su llegada estuvo asociada a la realización del taller Cartografías Afectivas. Observatorio Sonoro, en el Estrecho de Magallanes que se realizó en las dependencias de la Red de Intermediación, los días 4, 5 y 6 de septiembre.

El curso estuvo dirigido a estudiantes, artistas, personas de ciencia o simplemente personas con curiosidad creativa por su entorno e impulsó el deseo de desarrollar lecturas y narrativas alternativas del mismo, a través del conocimiento y al comprensión de aspectos tales como las interfaces, la programación, el video, la representación gráfica, la geografía, la cartografía, el mar, el clima, lo textual, el dibujo, el sonido.

“Revisamos algunas definiciones básicas para luego seguir trabajando una idea que yo vengo desarrollando en proyectos hace años, la idea de cartografía afectiva, que involucra aproximaciones y abordajes desde el campo del arte y de lo paraciéntifico, y también, involucra las vivencias personales en un territorio”, explicó Brian Mackern

Cartografías Afectivas -Observatorio Sonoro- es un enfoque creativo de planificación, recopilación, registro y recontextualización de material sonoro, visual, textual y gráfico de trayectos reales o virtuales que desarrollaremos en el entorno próximo, para ser integrado dentro de una cartografía propia. Se constituye a través de una serie de encuentros prácticos que contienen todas las fases de un proyecto de desarrollo creativo dentro de una zona definida por el cruzamiento de entornos digitales, espaciales, numéricos.

“Lo que queremos es generar un observatorio sonoro. Observar los sonidos, es decir, la mezcla de lo visual y lo sonoro para establecer una plataforma donde se vayan documentando las cosas que van dando forma a la sonidificación de un paisaje. Esa conversión de los entornos en los que nos encontramos y los datos que lo definen, transformándolos en sonido”, dice Mackern, quien apuesta por trabajar sobre el imaginario personal y colectivo del lugar, generando narrativas y recorridos dentro de un espacio creativo politópico enfocado, de manera no excluyente, al ámbito sonoro.

Desde 1999 Brian Mackern realiza trabajos como video-data jockey realizando experimentos musicales con proyecciones, datos y colaborando con artistas sonoros y musicales. Ha compuesto música para piezas de teatro, video, films y ha diseñado entornos sonoros para performances. Es docente en la Escuela de Bellas Artes, de la Universidad de la República.

 

Entre el 31 de agosto y el 1 de septiembre se llevó a cabo el taller Conexiones Ancestrales: mar, medicina y cultura, con el lonko Pascual Levi en Puerto Natales, en el marco de las actividades formativas de aprendizaje integral sobre arte y territorio, organizadas por la Red Liquenlab.

El lonko visitó la comunidad Willi Antü, la Radio Viento Sur y el jardín intercultural Campos de Hielo, donde compartió ensñanzas y cantos con niños y niñas.

Sobre los aprendizajes a compartir en esta experiencia, Levi dijo que: ”Para nosotros el agua es vida. Pero desde el punto de vista económico, la sobreexplotación de la tierra por el agua es la fuente de inversiones en sí. Se está matando el origen de la vida y surge un problema grave al no ver ese trasfondo. El agua genera vida: en la lluvia, en el río en todo sentido, en todo fondo, desde lo más íntimo”.

En ese sentido, recalcó que: “Hoy es necesario este tipo de encuentros, como el que genera Liquenlab, porque está basado en la demanda de las pueblos originarios, en cómo poder colectivamente luchar por un bien común, como es el agua, que es la vida, que es lo espiritual. Y conectar con otros territorios para compartir esto, es de gran riqueza”

Levi, además,  se refirió a la importancia del territorio y su relación con quienes lo habitan, y cómo lo habitan. Y al respecto, explicó que así como el mapuche responde a un modo vida dialogante con su entorno, el habitante de la Patagonia también construye una identidad que va más allá de los límites políticos que establecen los Estados.